La alopecia se refiere tanto al aumento de la caía de cabello como a la reducción de la densidad o pérdida de este, ya sea de forma localizada o difusa. La clasificación tradicional la divide en dos grandes grupos: alopecias cicatriciales y alopecias no cicatriciales. La principal diferencia entre ellas es que en las primeras se produce la destrucción y pérdida permanente de los fo­lículos pilosos (que son remplazados por tejido cicatricial) y en las segundas, cuando el proceso inflamatorio que afecta al folículo se resuelve, este puede recuperar su actividad

Etiología
Se debe a un aumento de la acción de las hormonas masculinas o andrógenos sobre ciertas áreas del cuero cabelludo predispuestas genéticamente a la afección. Provoca disminución progresiva en la actividad del folículo piloso que va decreciendo de tamaño hasta que se produce la atrofia total del bulbo piloso con la consiguiente pérdida del pelo.

Cuadro clínico
Existen dos patrones de pérdida de cabello en la alopecia androgénica, el masculino y el femenino.

Patrón masculino. El cabello se pierde de forma selectiva de alguna zonas, sobre todo en la región frontal y parietal, en general los pelos normales se encuentran en una posición más posterior y se van perdiendo los de implantación anterior. Es lo que se conoce habitualmente como entradas. También se afecta de forma preferente la región del vértex o coronilla.
Patrón femenino. La pérdida de cabello es difusa y no suele perderse todo el pelo de la región frontal, como en el caso del varón. Se afecta principalmente la zona parietal temporal y occipital.


Clasificación de la alopecia

Alopecia Masculina
La primera clasificación científica sobre la alopecia androgenética con patrón femenino y masculino fue realizada en 1951 por el investigador inglés James Hamilton.

Tipo I: Retroceso del pelo inapreciable o escaso por la parte frontal.
Tipo II: Caída del cabello por la zona temporal. Se dibujan las entradas.
Tipo III: Pérdida de cabello especialmente por la zona de la coronilla. Es el nivel mínimo a partir del cual se considera que hay calvicie.
Tipo IV: Se amplía la zona sin pelo en la coronilla. La pérdida de pelo en la zona frontal es superior a la del estadio III. Una banda de pelo separa nítidamente las dos zonas calvas.
Tipo V: Las zonas de la coronilla y de la frente están separadas solamente por una región estrecha. Vista desde arriba, la zona que aún conserva pelo dibuja la forma de una herradura (también en los tipos VI y VII).
Tipo VI: Las zonas sin pelo anterior y posterior se juntan, y se produce un ensanchamiento de la zona afectada.
Tipo VII: En este estadio solamente queda una porción estrecha del pelo original, que se extiende sobre las orejas y se junta en la nuca.

Alopecia Femenina

Para poder clasificarla correctamente no sirve la escala Norwood-Hamilton sino que se usa la escala Ludwig.

Tipo I.- Demuestra una pérdida de pelo difusa perceptible en la corona.
Tipo II.- Se ve un pronunciamiento de la pérdida del pelo en la misma zona.
Tipo III.– Define la pérdida del tipo I y II, pero también la pérdida inicial de pelo en la línea frontotemporal.
Tipo IV.- Manifiesta una continuación de esa pérdida difusa y recesión frontotemporal.
Tipo V.- Hay una pérdida completa de pelo en la tapa del cuero cabelludo que se asemeja a la calvicie con patrón masculino.
Los tipos III, IV, y V son casos muy raros y ocurren generalmente en mujeres menopáusicas.